19 de marzo de 2015

Colegio de los Capuchinos

Dedicamos este reportaje al Colegio de los Capuchinos, un enorme edificio situado en la localidad salmantina de Santa Marta de Tormes.


El lugar fue un internado perteneciente a la orden de los Capuchinos, y al parecer estuvo en uso hasta los años 80. En aquel momento la orden se trasladó a Salamanca, vendiendo el colegio a un nuevo propietario. En ese momento comenzó un periodo de abandono y decadencia que acabaría con la destrucción del edificio.

Se convirtió en un campo de batalla habitual para aficionados al airsoft, se llevaron a cabo varias investigaciones parapsicológicas y también fue un lugar escogido por drogadictos y sin techo para resguardarse. Con tanto tránsito el lugar sufrió incendios en 2005 y 2009 que destruyeron amplias zonas del edificio.

El incendio de 2009. Fotografía de la Agencia EFE.



Finalmente en enero de 2015 se ordenó el derribo del colegio, ya muy deteriorado. La intención es construir un centro comercial, pero de hecho ya hay uno justo al lado. Quién sabe si esos planes se harán realidad.

Vista aérea del Colegio de los Capuchinos. Se puede ver la gran extensión de terreno que tenía el edificio. A la izquierda de la imagen se ve el centro comercial ya existente.


El derribo del edificio en enero de 2015. Imagen de Salamanca RTV al Día.

Nuestra exploración comienza en la entrada principal. Después revisamos la planta baja, y lo más destacable es la capilla.









Es difícil saber qué había en cada una de las habitaciones. Ya quedaban pocos restos de la actividad que tuvo el lugar, pero aún así los largos pasillos daban un ambiente muy especial.





En la planta superior encontramos los baños, uno de los lugares mejor conservados. Desde allí también pudimos comprobar lo grande que era el edificio.





Allí concluimos nuestra visita. Salimos igual que entramos, y nos despedimos de este edificio que por un tiempo fue un destino habitual de exploradores urbanos. Ahora ya sólo es un recuerdo.

4 comentarios:

  1. Genial reportaje y lugar muy interesante !

    Lástima de los destrozos que hacen los de siempre ...
    Es triste que en España se cuide tan poco el patrimonio.

    ResponderEliminar
  2. Éste es (bueno, era) un clásico de la dejadez. Por desgracia, muchos de estos edificios tan grandes han tenido el mismo destino, y con éste no se ha hecho nada hasta que ha sido irrecuperable del todo.

    ResponderEliminar
  3. que los dejene para actividades deportivas como el airsoft

    ResponderEliminar
  4. Me parece una vergüenza para Salamanca permitir derribos de magníficos edificios como éste, que con una buena rehabilitación hubieran podido perfectamente ser sede de alguna institución. Cuando vivía en Salamanca y pasaba delante de él no entendía cómo no se aprovechaba, viendo hoy Google Maps no lo encontraba y me encuentro con la desagradable noticia, que pena...

    ResponderEliminar